PCC

Veganismo y cuidado de sí

Iván Ordoñez

Cuando me hicieron la propuesta de participar en esta edición del P.C.C. no sabía a ciencia cierta sobre qué escribir. Llevaba un buen rato alejado del campo artístico y no veía pertinente hacer un texto sobre alguna exposición o sobre algún artista. No soy bueno escribiendo; soy bueno leyendo y soy bueno hablando en grupos pequeños; soy bueno traduciendo y trabajando con contenidos ajenos, así que este ejercicio es todo un reto “expositivo”. Le estuve dando largas a la escritura. No había nada que de verdad me motivara a hacer un texto, así fuera corto. Pero decidí aprovechar que había un tema en la convocatoria que me involucraba y usar ese recurso de la escritura performativa para hablar sobre aquello que pasa por el cuerpo.

En la época en la que estudiaba Filosofía –nunca terminé, soy comunicador de profesión- me encontré con el título de un texto que puso en perspectiva mi forma de pensar la acción. Una edición muy fea de La piqueta, que tenía como título La hermenéutica del sujeto, recopilaba una serie de cursos que había dictado Michel Foucault en el Colegio de Francia sobre el problema de la subjetividad. El libro incluía también una entrevista, que era la que tenía el título que me había impactado. Nunca leí la entrevista, el título fue suficiente para mí: “La ética del cuidado de sí como práctica de la libertad”.

Ese título lo asocié de inmediato con algo que Gilles Deleuze había mencionado en Mil mesetas y en “Carta a un crítico severo” en Conversaciones, sobre las posibilidades que proponía Henry Miller de drogarse sin droga y de emborracharse con agua pura como alternativas posibles para hacerse un cuerpo sin órganos. El cuidado de sí y las posibilidades que expuso Deleuze se convirtieron, para mí, en unas máximas de un sistema de desterritorialización, de un ejercicio estratégico de construcción ética, de una práctica individualizante. El cuidado de sí, es el cuidado del cuerpo, que es, a su vez, el espacio propio de la transformación, del movimiento, de la producción, de la potencia. Es, incluso, el lugar de la elección.

En Grecia, la alimentación y el ejercicio, prácticas que estaban dirigidas hacia el cuidado del cuerpo, se combinaban para formar la dietética que, junto con la farmacología y la cirugía, conformaban la medicina antigua. Además, la palabra dieta viene del griego dayta que significa régimen de vida. Me gusta llevar esta serie de definiciones al contexto del veganismo, pensarlo como parte de la puesta en práctica del cuidado de sí. El resto del desarrollo lógico y argumentativo de estas premisas se las dejo a ustedes como ejercicio de análisis y comprensión.

Gracias por leer.

paute