PCC

El cuarto de los espejos

Por John Angel Rodriguez

El desarrollo de las prácticas curatoriales se ha comprendido desde diferentes trazados conceptuales e historias, que en su operatividad maniobran como estrategias para construir diversos discursos filosóficos, que establecen a su vez amplias o particulares relaciones entre la producción artística y las dinámicas de pensamiento creativo. La inclusión de una metodología transdisciplinar en las prácticas curatoriales funciona como un procedimiento transversal que permite ejecutar proyectos con fundamentaciones teóricas apoyados en campos del conocimiento foráneos al análisis de la historia del arte: por ejemplo extraer conceptos de origen científico ha fundamentado la labor investigativa y suscita enfoques de especialidad.

La situación que advierte el ejercicio de la curaduría en la escena del arte local en la capital colombiana, ha ocasionado un efecto que puede ser comparado analógicamente y literalmente al cuarto de los espejos; esta dinámica puede ser descrita de la siguiente manera: un modelo o referente ingresa a una habitación en donde se encuentran dispuestos espejos de distintas características los cuales proporcionan distorsiones y efectos disímiles, aunque el referente es el mismo las imágenes resultantes son heterogéneas.

Parece ser que la necesidad de encontrar contenidos para deliberar en los distintos escenarios, ha ocasionado que la producción de eventos artísticos en formatos expositivos prolifere en las distintas salas de exhibición, en donde la producción de exposiciones y montaje de objetos es aparentemente un sustituto de las prácticas de pensamiento, en donde la curaduría se considera o se comprende como una forma estilística de montaje, mediada por la fundamentación y la disposición de un texto escrito.

La producción y el montaje de una exposición es un componente significativo en el proceso curatorial, sin embargo, no es el objetivo principal, ni la finalidad de los proyectos investigativos de esta área profesional. La curaduría comprende distintas etapas y formas de pensar el discurso del arte, bien sea desde una plataforma institucional o de índole independiente. Las relaciones que se establecen con los artistas y sus distintas investigaciones es un elemento fundamental de la labor curatorial, los artistas producen objetos culturales más que cosas procedentes de un ecosistema estético. La replicación de un gesto curatorial crea la ilusión de que una obra es tan sólo un objeto de formato comercial, el gesto reflejado sustituye las prácticas de pensamiento creativo y las maneras de examinar el discurso artístico; el comportamiento creativo puede ser uno de los elementos que engendre la motivación de un agente cultural interesado en la curaduría. El ejecutar metodologías de investigación y modelos participativos hace o permite que un método de indagación teórica sea puesto en el dominio público, esta acción podría ser más sustancial que la disposición de objetos en un espacio expositivo. El estudio y análisis de las distintas formas de curaduría, sus orígenes y la comprensión de estos modelos permitiría la conformación de especialidades al interior de esta práctica: curaduría histórica, curaduría de diseño, curaduría de estrategias pedagógicas, estrategias de investigación curatorial y otras posibilidades. El cuarto de los espejos es un fenómeno que debería ser observado y comprendido antes de iniciar un proceso curatorial, la diversidad de formatos y referentes fecundaría el ecosistema del arte local colombiano.

paute