PCC

PQM

Por Jórge Esteban CT

“No hay duda de que no son los mejores pintores quienes producen los tratados de pintura”

Régis Debray, Transmitir

El Periódico de Crítica Colombiana abre, a mediados de Abril, una convocatoria con dos preguntas: 1. ¿Por qué existen los artistas? Y 2. ¿Para qué existen los artistas?

I.

La tarea es urgente. Responder a las preguntas formuladas tiempo atrás, nos permitirá trazar un camino, más o menos seguro, para justificar nuestra existencia y con ello la lucha contra nuestra propia destrucción. La mayoría de preguntas no son propias. Si no nos viéramos enfrentados a la multiplicidad de visiones frente al mundo todo estaría dado de facto, sería el paraíso. ¿Por quiénes hemos escuchado esto antes? Tal vez por aquellos a quienes acudimos para hacer lo que se nos viene en gana, los mecenas modernos, los acudientes. Aún intentamos responder ese por qué y para qué que nos arrojaron hace tiempo, una deuda insaldable.

II.

Es insaldable porque cuando un ser humano, sea cual sea la ocupación en que es humano, se pregunta el por qué y para qué de su trabajo, lo hace a merced del sistema económico que le cobija. Sería inocente pensar que la pregunta es inocente. Si se quisiera justificar un trabajo deberíamos, al menos en eso, ser lo suficientemente marxistas como para sentir extrañeza y rechazo por el cuestionamiento, pues asumiríamos que, quien lo hace, se desarrolla en ello y por lo tanto no puede hacer ninguna otra cosa, sin su trabajo simplemente no sería la persona que es. Desde la modernidad esto es romanticismo puro. Hoy debemos entender la economía del asunto y sólo con este propósito responder a estas preguntas.

El gran cachetadón, de cicatriz infinita, lo da Joseph Beuys al afirmar y sostener, en su cuerpo -de obra y de vida-, que “todo hombre es un artista” pues “el pensamiento es plástica”1. No todos somos abogados, médicos, ingenieros, pero sí artistas. La prueba está en las cuentas de instagram más seguidas del gremio, una cuenta exitosa de artista joven colecciona, musealiza y celebra la artisticidad de su mundo cotidiano. Un artista joven exitoso hace lo propio en galerías.

III.

Convivir con Joseph Beuys y la pregunta del P.C.C. hace potencialmente imposible y excitante la existencia del artista hoy. Tal vez sería más adecuado preguntarse ¿Por qué y para qué hay un grupo de humanos que insisten en profesionalizar e institucionalizar la artisticidad ? Las respuestas pululan y no tienen nada que ver con el artista sino con todo lo que le permite entenderse como tal, lo que le permite insertarse en el sistema económico y acreditarse como abanderado de una de las facetas del pensamiento humano. En esta lógica el por qué y para qué pasa a ser exclusivo al museo, a la academia y a los periódicos de crítica. Los artistas existen porque el pensamiento lo permite, porque vivimos artísticamente , así como los religiosos porque viven religiosamente y los escritores porque viven lógicamente . Lo que no es natural es la existencia de las editoriales para los escritores, la iglesia para los religiosos y el P.C.C. para los artistas y, sin embargo, aunque no sea natural es igual de simple pues, a nuestro despecho y el suyo, existen por que de algo tienen que vivir los que viven viviendo.


1: Beuys, J. (1994). Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.

Fe de errata: En la edición impresa del P.C.C. hay un error tipográfico con el nombre del autor, el nombre correcto es Jórge Esteban CT.